fbpx

Como controlar el carácter y evitar autolesionarnos.

Spread the love
  • 224
    Shares

Como controlar el carácter y evitar autolesionarnos.

Resultado de imagen para desventajas cuando te enojas

Los seres humanos y hasta los animales tenemos tendencia a sufrir de un ataque de cólera y en ese estado provocar un accidente que nos autolesione o perjudique a alguien más. Las iras bien fundadas o sin fundamentos son contraproducentes, es posible que ayuden hasta cierto punto arreglar algunas situaciones que ameritan que nos encendamos de cólera, pero la ira descontrolada puede resultar dañino para nuestro entorno y para sí mismo.

Quizás recuerdes algún episodio de tu vida en el cual te hayas sometido a eventos negativos, te llenaste de furia y arremetiste con todo. Es inevitable entregarse al coraje, pero en esta ocasión te ayudaremos a entender porque debes controlar las iras, y como deberías actuar ante eventos negativos.

La ira descontrolada es dañino para tu salud.

Definitivamente el enojo descontrolado no es bueno para la salud, esto repercute directamente al funcionamiento del corazón, recuerde que el estrés está fuertemente ligado a las enfermedades relacionadas con el corazón, es posible que tu enojo tenga razón, pero debes obligarte a controlarte, porque de hecho en los primeros minutos de enojo, mueren muchas neuronas, mientras más fuerte el enojo, menos neuronas, y es posible que no se renueven esas neuronas.

Luego de un fuerte enojo, podrás sentir en tu cabeza, un fuerte dolor, y no en toda la cabeza, sino dolor focalizado, esto indica que fue precisamente donde se alojan los daños que incluso pueden ser irreversible.

Otros problemas que pueden surgir son los siguientes:

  • Aumento de la presión sanguínea, lo que con el tiempo puede provocar un deterioro en las arterias
  • Elevación del pulso cardiaco, generando taquicardia.
  • Aumento de la producción de sustancias químicas como la adrenalina, esto altera el equilibrio natural del cuerpo
  • Desequilibrio del sistema inmunológico
  • Por el estrés provocado se generan contracturas, dolores musculares y jaquecas.
  • Aceleración de la respiración, provocando que el corazón bombee con más intensidad, esto desgastas las arterias.
  • Aumenta el riesgo de padecer algunas enfermedades como gastritis, colitis y dermatitis.

El enojo y las consecuencias dentro de la familia.

Lanza una pelota fuertemente contra la pared y párate frente a ella, desde luego el impacto será fatal, ya que el rebote vendrá precisamente con la misma fuerza con la que la lanzaste; sucede algo similar con el enojo descontrolado, solo piensa en las palabras que lanzas, puede ser que se merezca eso y mucho más tu conyugue, tu hija, tu hijo, tu pareja de noviazgo, etc. Sin embargo, esas palabras vendrán con la misma fuerza con la que tú las lanzaste, eso debido a que una acción trae consigo una reacción.

La confianza y la consideración es lo que más afecta en estas circunstancias. Cuando uno se enoja, y se descontrola, aunque sea con justa razón, no mide las palabras e incluso las actividades físicas, como el hecho de tirar la puerta o tirar el plato, cualquier acción de esas, nos traerá consecuencias inmediatas y a largo plazo.

Esas situaciones merman la paz y tranquilidad de la familia, sería raro que lográramos solucionar el problema con un enojo tan fuerte y no sentir un ligero dolor de cabeza después. En algunas familias esto se ha descontrolado más y más, llegando a tener consecuencias muy lamentables, como el femicidio, o el asesinato involuntario de un hijo.

Es común que si lanzamos una palabra con iras, la otra persona lo haga de la misma manera, de tal forma que la pelea avanza hasta mostrar quien tiene la razón, aunque finalmente nadie la tenga, porque el conflicto no se soluciona.

El enojo descontrolado y el entorno social.

Vas conduciendo y una persona te insulta porque no realizas la maniobra que esa persona esperaba, tomate unos minutos para pensar, no actúes, ya que esa persona espera que le devuelvas palabra, con ello tendrá motivos para seguir insultándote, es precisamente donde inician los conflictos y definitivamente te traerá serios problemas.

Si sales enojado de casa, y alguien te saluda, pero tu rostro demuestra amargura, la persona que te saluda, pensará que es contra ella que tienes amargura, y te catalogará de muy mala manera, esto a que le has dado motivo; podemos decir que esa persona no va a solucionar los problemas que tienes en casa y que poco le importa lo que te suceda, a la final vives de tu trabajo y no de lo que esa persona piense o sienta. A pesar de esto, analiza el entorno ¿Quién se afecta más con esa actitud? Es simple, solo tú te afectas. Has la imagen de que sales con un gran enojo de tu casa, una gran roca se atraviesa en tu camino, le das un puntapié tan fuerte para que se quite, ¿Crees que la roca terminará pidiendo ayuda?

Técnicas de controlar el enojo.

Controlar el enojo requiere de mucho trabajo, no es tan simple como se lo pinta, hay mucho que hacer. ¿Por dónde empezamos? Empecemos por conocernos, analicemos, meditemos, detenidamente en lo que más nos enoja, pensemos en lo que podemos hacer para evitar ese malestar, como podemos contribuir para que cuando se presente esos eventos, no caigamos en la trampa del enojo descontrolado, por ejemplo, te molesta mucho que los niños dejen los juguetes tirados por el piso, en reiteradas veces les ha dicho que no lo hagan, ¿Qué hacer? Antes de gritar para que los recojan, simplemente llámalos, pide que acerquen los envases donde se colocan los juguetes, y dile que los recojan, ¿Así de fácil? No, antes de que suceda cualquier evento, analiza que podría suceder si sucede todo lo contrario, imagínate que de tanto coraje te puede dar un derrame cerebral y que en definitiva no habrá quien cuide de ti y de tus hijos, quizás esta idea te resulte muy drástica y cruel, pero podría suceder, no es tan alejada de la realidad.

Analizar con tiempo lo que puede suceder si tomas A o B decisión te ayudará a madurar la idea y te permitirá tener un control del temperamento. Te repito no es fácil, pero se empieza por algo.

Tu entorno resultará ser del color que lo pintes, si siempre andas enojado o tus acciones son fatales, simplemente es lo que conseguirás de las demás personas que te rodean. Si se rompe tu trofeo, o el jarrón, nadie te dice que no te enojes, pero controla las acciones que continúan después de ese evento. Una respuesta amable después de que alguien cometa un error contra ti, será de gran ayuda si espera que esa persona mejore en su actitud, además recuerda que tú también cometes errores, y reconocer esos errores permitirá que se te haga más fácil controlar el temperamento, además, que mostrando una ira descontrolada, no solucionas nada.

Espero que el analices de este tema, te permita que sea más llevadera tu vida social y familiar. Te animamos a compartir, y a dejar tu criterio en la caja de comentarios, con seguridad tu comentario animará a las personas que tienen problemas relacionados con el temperamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas