La importancia del comercio en las primeras civilizaciones

Spread the love

Pueblos agrícolas y comerciantes

La AGRICULTURA ERA LA ACTIVIDAD principal en el valle del Indo, especialmente a partir del momento en que el control de las crecidas del río les permitió diversificar sus cultivos con el regadío. Entre los productos más cosechados estaba el trigo (del que se conocían tres variedades), la cebada y las lentejas, los tres alimentos que constituyeron la dieta básica de esta civilización, aunque también conocían las judías, el melón, los dátiles y el sésamo.
Asimismo tenían extensas plantaciones de algodón, que se cree que se exportaba hacia otras regiones de Oriente como Indonesia y Sumeria. Junto al algodón, la madera y el marfil constituyeron los productos clave que permitieron que la sociedad del valle del Indo pudiera importar minerales como el cobre y otras piedras preciosas con los que elaboraban delicadas herramientas y adornos. En su labor de orfebrería, destacan joyas elaboradas con jade traído desde China, con lapislázuli procedente de Oriente Medio y con perlas del océano Índico. También destacaba su alfarería: las cerámicas eran principalmente de forma zoomórfica y se han encontrado juguetes zoomorfos para niños, entre los cuales algunos con ruedas que parecen imitar el desplazamiento de mercancías.
El comercio fue fundamental para el desarrollo de esta sociedad. Balsas llenas con productos de las ciudades del curso medio y superior del Indo bajaban hasta la desembocadura del río, en Kot Diji, donde comerciaban con los barcos que llegaban de otras regiones, como Sumeria o Arabia. Según el difusionismo cultural (teoría antropológica que defiende que ninguna invención se queda estática en un lugar, sino que se desplaza hacia otras zonas) este contacto con otras culturas fue el que propició el aprendizaje de las técnicas para el control hidráulico. 
A modo de contexto, cabe señalar que en la época en que en Egipto se construía la pirámide de Keops, los habitantes de Mohenjo-Daro ya tenían relaciones comerciales, religiosas y artísticas con Sumeria y Babilonia.
Entre los materiales utilizados por los habitantes del valle del Indo se encontraba el jade, que emplearon para elaborar joyas.
Todo este incipiente sistema de producción y comercialización llevó a las sociedades del Indo a desarrollar las matemáticas y un sistema de pesos y medidas. En las ruinas de Lothal se halló una pesa en que las unidades de medidas eran 0,05; 0,1; 0,2; 0,5; 1; 2; 5; 10; 20; 50; 100; 200 y 500 (cada unidad equivalía a unos 28 gramos), lo que implica la voluntad de establecer un valor para la mercancía, ya que hasta el momento no hay indicios de que los indios tuvieran un sistema monetario.
La civilización del valle del Indo conoció el oro, la plata, el latón, el estaño, el cobre y el bronce, pero nunca dominó la elaboración de hierro, lo que la situó en desventaja cuando aparecieron los pueblos invasores.

Deja una respuesta