La primera ciudad de gran envergadura en el mundo

Spread the love

HARAPPA Y MOHENJO-DARO

La PRIMERA CIUDAD DE ENVERGADURA en el valle del Indo que ha podido ser datada es Harappa. Ocupaba una superficie de alrededor de 1,5 kilómetros cuadrados en la zona septentrional del río, y se estima que albergó a una población de unas 23 000 personas que vivían en casas de arcilla y barro. La ciudad ha podido ser parcialmente reconstruida y los restos arqueológicos parecen demostrar que muchos de sus habitantes fallecieron de una muerte violenta por heridas de arma o bien a causa de enfermedades como la tuberculosis. A partir de los dibujos de sus cerámicas, se cree que la sociedad de Harappa dominó algún tipo de escritura con ideogramas.
De mayores dimensiones es Mohenjo- Daro, situada en el margen occidental del Indo inferior y que cubría un área de 4,5 kilómetros cuadrados.
Su proximidad a la desembocadura facilitó que sus pobladores pudieran establecer relaciones comerciales con otras comunidades.
Las excavaciones llevadas a cabo por Mortimer Wheeler han permitido reconstruir su planta. Mohenjo-Daro era una ciudad cercada y fortificada por muros de adobe y barro. En una especie de montículo había una ciudadela que albergaba, según se cree, un colegio sacerdotal que ejercía el control del aparato estatal. Según algunos historiadores, sus monjes habían adquirido conocimientos como el calendario (mediante el cual controlaban el ciclo de las inundaciones) y la lectura (o al menos hay indicios de que sabían representar el conocimiento de forma pictográfica) y también desarrollaron un sistema contable. En este mismo montículo se encontraron los restos de lo que posiblemente fueran unos baños públicos.
Las excavaciones demuestran que la ciudad tenía una forma cuadrangular y que estaba dividida en manzanas. Cada manzana o grupo de estas se destinaba a una labor concreta, así por ejemplo había una zona para comercio de cueros y otra de alimentos. La actividad comercial se concentraba en las arterias principales de la ciudad, mientras que las vías más pequeñas o interiores se destinaban al emplazamiento de viviendas hechas con adobe y ladrillos cocidos, generalmente de una altura de dos pisos.
Ruinas de Mohenjo-Daro en Pakistán, lugar de una de las más importantes culturas del valle del Indo.
Para evitar inundaciones Mohenjo- Daro estaba rodeada de canales, y para proveerse de agua cada casa contaba con pozos y baños. 
La ciudad conseguía abastecerse de alimentos gracias a las granjas que se encontraban a su alrededor, así como con la pesca en el río. Tras el control de las crecidas, en las orillas del Indo se pudieron construir dársenas y graneros a los que se podía acceder tanto por vía terrestre como fluvial. Esta última seguramente les permitió comerciar hacia el norte con las zonas del interior del Indo.

Deja una respuesta