¿Qué era la línea de Maginot?

Spread the love

La línea Maginot

La Línea Maginot era un imponente sistema defensivo construido entre 1930 y 1936 por el Ejército francés para proteger la frontera nororiental del país galo (desde la frontera franco-suiza hasta Montmédy) frente a una posible ofensiva armada de Alemania. La línea defensiva, diseñada con minuciosidad, se componía de fortificaciones, construcciones militares, obstáculos anti-tanque, posiciones de ametralladora, sistemas de inundación, cuarteles y depósitos de munición.

Resultado de imagen para La línea Maginot

La Línea Maginot tomó su nombre de André Maginot, el general que había promovido la idea y que inició su construcción. Esta estrategia defensiva, que emulaba los sistemas de fortificaciones francesas del siglo xvi, se inspiraba en la experiencia de la Primera Guerra Mundial, y aplicaba las últimas innovaciones que se habían producido en el ámbito de la balística y en el de los materiales de construcción. 

De este modo, una de las ventajas que supuestamente ofrecía  la Línea Maginot era precisamente la posibilidad de recurrir no solo al disparo directo, sino también desde los flancos o al indirecto. La aparente inexpugnabilidad de este sistema de fortificaciones hizo que los franceses, tanto los responsables del Ejército como la opinión pública, creyeran que la defensa de la nación estaba garantizada.

La fortaleza de la línea de Maginot

Sin embargo, aunque la Línea Maginot convertía en inexpugnables los tramos de frontera que compartía con Alemania, no ocurría lo mismo con la frontera franco-belga, cuya defensa estaban encomendados a guarniciones no permanentes. El error estratégico de los galos consistió en erigir un sistema defensivo pensando en las tácticas bélicas que se utilizaron en la Primera Guerra Mundial, caracterizadas básicamente por encarnizadas luchas estáticas entre sistemas de trincheras enfrentados.

Pero los tiempos habían cambiado, y la introducción de las unidades acorazadas junto con el uso de la aviación dejó obsoleto el sistema de trincheras. Además, como ya hicieron en la Primera Guerra Mundial, en 1940 los alemanes optaron por esquivar la frontera directa con Francia y penetrar en el país a través de Bélgica.

Tras entrar en territorio galo y destruir por la retaguardia buena parte de la Línea Maginot, Francia se halló indefensa y no tuvo otra opción que sentarse a negociar el armisticio. Mientras tanto, los ejércitos italianos lanzaban una ofensiva en un intento de penetrar en el país desde el sur.

Deja una respuesta