Qué pactos se dieron antes de la guerra

Spread the love

Los pactos antes de la guerra: de acero, molotov y tripartito  

Con la firma del llamado Pacto de Acero (oficialmente denominado como Pacto de Amistad y Alianza entre Alemania e Italia), cuyos signatarios fueron Galeazzo Ciani y Joachim von Ribbentrop, se formalizaba la sumisión de la Italia fascista a los designios e intereses de la Alemania nazi. 
El pacto preveía el compromiso recíproco de apoyo armado en caso de que la otra parte entrase en guerra: de hecho, a pesar de que formalmente el pacto implicaba a los dos países, en realidad obligaba a Italia a intervenir al lado de Alemania en una guerra que Hitler ya estaba decidido a desencadenar. El acuerdo se firmó el 22 de mayo de 1939 en la capital del Reich, Berlín, apenas unos meses antes del inicio de la guerra. 
Sin embargo, cuando Hitler invadió Polonia y dio inicio a la Segunda Guerra Mundial, Mussolini renunció dar su apoyo a Alemania, ya que su país aún no estaba armamentísticamente preparado para enfrentarse a las potencias aliadas.
En paralelo, Alemania firmó otro pacto prebélico, esta vez con la Unión Soviética. Stalin y su ministro de Exteriores, Molotov, estaban convencidos de que, en caso de agresión alemana, el bloque anglo- francés iba a abandonar a Polonia a su suerte, como habían hecho antes con Austria y Checoslovaquia, y prefirieron llegar a un acuerdo con la Alemania nazi. El 23 de agosto de 1939 firmaron en Moscú un pacto de no agresión, conocido como Pacto Ribbentrop-Molotov. 

Se inicia la guerra después de firmar el acuerdo

Una vez iniciada la Segunda Guerra Mundial (nueve días después de firmar el acuerdo), las consecuencias inmediatas y más importantes del tratado fueron la repartición del territorio polaco entre soviéticos y alemanes, y la ocupación de las repúblicas bálticas por parte del Ejército Rojo. Por otro lado, el pacto con la Alemania nazi concedió un poco más de tiempo a Stalin para preparar a su país para frenar el futuro y previsible proyecto expansionista del Reich hacia el este.
Un año después de iniciarse la guerra, el 27 de septiembre de 1940 Alemania, Italia y Japón firmaron el Pacto Tripartito, que confería a Alemania la hegemonía sobre la Europa continental, a Italia la hegemonía sobre el Mediterráneo, y a Japón la misión de instaurar un nuevo orden en Asia oriental. Algunos de los países sometidos a Alemania, como la Francia de Vichy, Hungría, Rumania y también Bulgaria (ocupada por los alemanes en marzo de 1941) también tuvieron que sumarse obligatoriamente, y sin ninguna contraprestación, al Pacto Tripartito.
Curiosamente, la Unión Soviética no fue incluida en la lista de posibles países atacantes, puesto que en ese momento existía un pacto de no agresión entre los soviéticos y los alemanes. Por ello, cuando Hitler le declaró la guerra a Stalin, el emperador nipón no se vio obligado a hacer lo mismo.

Deja una respuesta