fbpx

Omega 3 sin mitos

Spread the love

Omega 3 dejando mitos y conociendo la verdad de esta poderosa vitamina.

El cuerpo no los puede fabricar de la nada; deben obtenerse de la ingesta de alimentos, pero, ineludiblemente, deben incluirse en cualquier dieta para el correcto funcionamiento del organismo y para gozar de buena salud.

Algunos cientificos o médicos afirman lo siguiente:

No potencia la memoria. La alta concentración en sangre del ácido omega-3 no beneficia la memoria, ni el conocimiento, ni la percepción.

No reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Investigadores del Hospital Univeritario de Ioannina, Grecia, a cerca de 70.000 pacientes, entre hombres y mujeres, y publicado también en el JAMA bajo el nombre de Association Between Omega-3 Fatty Acids Supplementation and Risk of Major Cardiovascular Disease Event.

No palían la diabetes. El departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad de McMaster (Canadá) aseguró que los suplementos de omega-3 no aportan ninguna protección adicional para disminuir los efectos de la diabetes tipo 2.

Pueden leer más información aquí

Supuestos beneficios para el corazón sí son un mito, según los resultados del metaestudio Effects of Omega-3 Fatty Acids on Cancer Risk publicado en el Journal of the American Medical Association (JAMA).

Esta misma investigación, basada en el análisis de otros 38 estudios que suman una muestra de más de 70.000 pacientes, también echa por tierra otra de las creencias más extendidas sobre estos suplementos: “Nada indica que los ácidos grasos omega-3 reduzcan el riesgo de contraer algún tipo de cáncer”

A pesar de que estos mitos tiran a tierra cualquier idea buena de esta vitamina, muchos médicos siguen seguros recomendando estos productos por los excelentes resultados que han obtenido.

moega 3 mitos

Por ejemplo ha habido casos de personas que tiene problema con epilepsia, al consumir omega 3 más continuamente, han evitado las crisis por largos años.

Desde luego el omega 3 no curá pero si fortalecería el cerebro y otras partes del organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas